Secciones
MISS UNIVERSO

Reina asiática sufre por su acento italiano y enfrenta duros cuestionamientos por su origen

Celeste Cortesi recibió críticas por crecer en Italia y haber terminado con la racha de Filipinas de 12 años en el top 16

CELEBRIDADES

·
'Traté de eliminar mi acento. Pero no puedo', dijo acongojada la última representante filipina en Miss Universo

Celeste Cortesi (25), modelo filipina-italiana que representó a su patria materna en Miss Universo, fue cuestionada por la masiva audiencia del país asiático por no representar fielmente la cultura filipina en el concurso de belleza. No dominar el idioma y romper una racha de 12 años en semifinales le hicieron convertirse en blanco de críticas, a las que respondió redoblando su convicción de ser filipina.

La modelo, quien vivió en Asia hasta los seis meses y luego se trasladó a Italia, ha demostrado su interés por seguir representando al país de su madre a pesar de no clasificar a las semifinales de la última edición del concurso que este año tuvo como ganadora a R’Bonney Gabriel. Pero las críticas comenzaron desde que fue elegida como representante en abril de 2022.

Luego de recibir la corona de Miss Filipinas, y con ello el derecho a participar por la corona que este año fue entregada en Estados Unidos, Cortesi fue enjuiciada por usuarios de las redes sociales al no poseer, según ellos, las cualidades necesarias para representar al país. La joven nació de un padre italiano y una madre filipina, a los pocos meses de vida se fue a vivir a la ciudad italiana de Parma, donde se alejó de sus raíces maternas.

Celeste Cortesi vivió duras críticas

“Algunas personas me dijeron que no soy filipina porque no hablo tagalo, porque no crecí en Filipinas”, confesó en una entrevista posterior con el experto en concursos de belleza Luis Portelles. Em su defensa, Cortesi explicó que lo que le hace filipina, “es mi corazón. Está en mi sangre y soy filipina”.

Lo que me hace filipina son los valores que mi madre filipina siempre me dio a lo largo de mi viaje aquí. Ella siempre expresó los valores de los filipinos, y esos valores han estado conmigo hasta el día de hoy. Y eso es lo que me hace filipina”, se defendió la joven que regresó al lugar donde nació cuando cumplió 18 años.

“Mucha gente también trata de decirme que no puedo ir a Miss Universo por mi acento. Y sabes, durante mucho tiempo, traté de arreglar mi acento, traté de eliminar mi acento. Pero no puedo. Soy mitad italiana, crecí en Italia y también soy mitad filipina”, agregó sobre el drama que vivió desde que fue elegida como candidata.

Las críticas para la modelo incrementaron luego de que no lograra avanzar al top 16 del concurso, algo que su país no vivía desde hace 12 años, por lo que en su llegada a casa, Cortesi decidió hacer hincapié en su compromiso de representar al país. “Todo el año ha sido el momento más desafiante y, sin embargo, el más emocionante de mi vida. Representar a mi país, Filipinas, es mi mayor honor”, dijo junto a una ilustración en la que aparece como una heroína.

"Siempre he tenido una pasión ardiente por mi país, siempre tuve mucha curiosidad por Filipinas con sus islas, su gente y su cultura, y continuaré la búsqueda de mi identidad filipina. Estoy orgullosa de ser filipina", agregó la joven, que tiene residencia en Taguig y Pasay, se encuentra estudiando Administración de Bienes Raíces en el Liceo de Alabang y mantiene una relación amorosa con el jugador de fútbol filipino Mathew Custodio.