Secciones
REALEZA BRITÁNICA

Los "Toc" del Príncipe Carlos: dos centímetros de pasta de diente y pijama planchado toda las noches

El heredero al trono del Reino Unido tiene manías y comportamientos propios de un obsesivo compulsivo. Lleva su propia tapa del inodoro a todos sus viajes.

CELEBRIDADES

·
Las extravagancias del Príncipe Carlos en sus viajes llaman la atención.

Los viajes y las giras del Príncipe Carlos tienen una serie de solicitudes extrañas, muchas de ellas exóticas, y que reflejan la personalidad del futuro rey de Inglaterra, según el adelanto de la nueva publicación de Tina Brown.

En el libro, que se publicará a fin de mes, la autora cuenta que el Príncipe de Gales envía su cama, muebles e incluso fotos de adorno, un día antes de salir hacia su destino.

Dentro de los bártulos que Carlos envía hacia el destino por visitar, como lo es en estos días Canadá por una de las actividades oficiales del Jubileo de Platino, están la cama ortopédica, el asiento del inodoro y el papel higiénico Kleenex Velvet.

Carlos lleva su cama, la tapa del inodoro y papel higiénico a sus giras.

En el documental "Serving the Royals: Inside the Firm", el ex mayordomo de la Princesa Diana, Paul Burrell, hizo revelaciones sobre las conductas de Carlos: "Su pijama se plancha todas las mañanas, al igual que los cordones de sus zapatos. El tapón del baño tiene que estar en una posición determinada y la temperatura del agua tiene que ser simplemente tibia. Hace que sus ayudantes de cámara pongan una pulgada (dos y medio centímetros) de pasta de dientes en su cepillo todas las mañanas”.

El chef real del Príncipe de Gales, Darren McGrady, también compartió cómo le gusta el desayuno el hijo mayor de la Reina Isabel II.

"La instrucción era colocar dos ciruelas y un poco de jugo en el tazón y enviárselo para el desayuno. Le mandaba dos ciruelas y él dejaba una para que volviera a mis manos y yo la regresara al frasco. Una mañana pensé en ponerle solo una. La envié al comedor, me mandó a llamar y me preguntó: '¿Tienes dos, por favor?'. Así que tuve que seguir enviándole dos cada mañana y me devolvía una", explicó McGrady.