Secciones
REALEZA DE MÓNACO

El triste y solitario cumpleaños de la Princesa Charlene de Mónaco

La esposa de Alberto está internada en una clínica en Suiza y no podrá festejar los 44 años con su familia. La Fundación de beneficencia que lleva su nombre elaboró un video conmemorativo.

CELEBRIDADES

·
La soberana esta internada en Suiza

La Princesa Charlene de Mónaco se encuentra internada desde hace dos meses en una clínica de rehabilitación en los Alpes suizos y no podrá celebrar su cumpleaños 44 con su esposo, el Príncipe Alberto, ni sus mellizos Jacques y Gabriella.

La Fundación de beneficencia que lleva el nombre de la soberana desarrolló un video con los mejores momentos en la vida de la ex nadadora olímpica sudafricana, que se difundió rápidamente en las redes sociales. Charlene se encuentra en tratamiento por "agotamiento emocional y físico", según informó en su momento el Príncipe Alberto, de 63 años.

La soberana monegasca se había perdido de pasar en familia el cumpleaños de sus mellizos y la Navidad. Desde noviembre está internada en Suiza, después de que regresara a Montecarlo tras 10 meses en Sudáfrica. La princesa recibió la visita de sus hijos entre Navidad y Año Nuevo

La princesa Charlene conoció al príncipe Alberto en 2000 durante un torneo de natación en Mónaco. La pareja se casó en 2011, antes de tener a los mellizos Gabriella y Jacques, en 2014.  

Durante un viaje de caridad por su país natal, Charlene contrajo una infección grave de los senos paranasales que le impidió seguir con su recorrido. Posteriormente necesitó cirugía para tratar la afección, lo que nuevamente retrasó su regreso a Mónaco.

En las semanas posteriores a su llegada, Charlene permaneció ausente de los deberes reales. Alberto contó en una entrevista que era "bastante evidente" que Charlene no estaba "bien".

Dijo que su esposa "se dio cuenta de que necesitaba ayuda" y agregó que "estaba abrumada y no podía enfrentar sus tareas oficiales, la vida en general e, incluso, la vida familiar".

Charlene ocultó permanentemente su rostro mientras estuvo en Montecarlo.

"Probablemente voy a decir esto varias veces, pero esto no tiene nada que ver con nuestra relación de marido y mujer. Es de una naturaleza diferente. Se debe a varios factores que son privados. Tampoco es un cáncer", agregó, al tiempo que dijo que "no había dormido bien en varios días y no estaba comiendo nada bien. Ha perdido mucho peso, lo que la hace vulnerable a otras posibles dolencias. Un resfriado o la gripe o, Dios nos libre, al covid-19". 

La versión de los amigos de Charlene

Los amigos de la princesa hablaron para decir que los problemas eran más graves de lo que parecían

En conversación con "Page Six", una fuente descrita como amiga de la realeza dijo: "Es injusto que se la presente como si tuviera algún tipo de problema mental o emocional. No sabemos por qué el palacio está minimizando que ella casi muere en Sudáfrica".

La fuente explicó que Charlene tenía una infección grave de oído, nariz y garganta, lo que resultó en "problemas graves de sinusitis y deglución derivados de una cirugía anterior"