Celebridades

Las icónicas fotografías de la reina Isabel II y la historia detrás de ellas

Con 96 años de vida, millones de fotos se han captado de la monarca, pero algunas de ellas son realmente especiales

70 años en el trono cumplió la reina Isabel II este 2022, convirtiéndose en la monarca más longeva en permanecer al servicio del pueblo británico. Incluso, es la única reina que llegó a festejar un Jubileo de Platino, cuyas celebraciones comenzaron en febrero de este año.

Tras la gran fiesta que se llevó a cabo en Reino Unido, a través de las redes sociales, han estado circulando algunas fotografías del pasado de la reina; sin embargo, pocas personas conocen la historia detrás de esas imágenes, las cuales rememorar los mejores momentos de la monarca, desde su infancia, pasando por su duradero matrimonio con el príncipe Felipe, su vida familiar y su reinado.

Aquí algunas de las historias que acompañan estas fotografías.

La princesa Isabel

Fotografiada a los 10 años en julio de 1936, este retrato informal alude al papel público más discreto que la princesa iba a desempeñar. Nacida como la hija mayor del duque de York, su padre nunca estuvo destinado al trono; ascendió como rey Jorge VI tras la abdicación de su hermano, Eduardo VIII, cinco meses después de que se tomara esta fotografía. Había crecido en una familia real que se adaptaba a la era moderna.

En esta imagen también aparecen Dookie y Jane, los primeros corgis reales, y la primera de una subsección de fotografía real moderna, en la que la Reina posa con sucesivas mascotas de la misma raza.

El inicio de una vida de servicio

Como la monarca británica que más tiempo ha reinado en la historia, Isabel ha presidido una época de rápidos cambios sociales y tecnológicos. Al igual que la llegada de la fotografía influyó en el reinado de su tatarabuela y lo conmemoró, la radiodifusión alteró notablemente la forma de vida de la realeza y su imagen. Aquí vemos a las princesas Isabel y Margarita haciendo una transmisión para los niños del Imperio durante la Segunda Guerra Mundial, alentando a los niños al servicio público.

El amor de su vida

De toda una vida de imágenes juntos, esta imagen de la entonces princesa Isabel con Felipe Mountbatten en el Palacio de Buckingham, tras el anuncio de su compromiso el 10 de julio de 1947, es una de las más duraderas. Después del fallecimiento del príncipe Felipe el año pasado, se puso como ejemplo la longevidad y las cualidades de su relación.

En tantos retratos oficiales de ambos, destacan las sonrisas genuinas y las miradas fijas; la imagen resuena como un buen presagio de lo que resultó ser un matrimonio de 73 años, cuya trayectoria puede dibujarse en imágenes.

Boda Real

tal como el cuento de hadas de la boda real, Bert Hardy describió este cuadro como uno de sus mejores. Una vista aérea de la princesa Isabel a su llegada a la Abadía de Westminster junto a su padre.

El vestido fue creado con material comprado con cupones de racionamiento y diseñado por Norman Hartnell, uno de los favoritos tanto de Isabel como de su madre, reflejando la buena voluntad de un público general, animado por la presencia de la familia real durante la reciente guerra.

La familia real

La princesa aparece aquí con Felipe y sus hijos, el príncipe Carlos y la princesa Ana, en agosto de 1951. La imagen hace referencia a la estrecha relación entre el duque y Ana, ya que se dice que Felipe era el más cercano a su única hija de todos sus hijos.

Como señal de una monarquía más moderna, Carlos fue el primer bebé real cuyo nacimiento no fue asistido por el Ministro del Interior británico. Se cree que se le practicó una cesárea tras un parto de 30 horas, pero Felipe le regaló a Isabel un ramo de rosas y claveles rojos cuando se recuperó de la anestesia.

Coronación de la Reina Isabel II

A punto de dirigirse a la Abadía de Westminster, la reina en el día de su Coronación, el 2 de junio de 1953. Lleva la diadema de diamantes, una corona hecha por Jorge IV en 1820 y que se ha usado en cada procesión de coronación desde entonces.

Tiene la Carroza de Oro, otro pilar ceremonial. Encargado en 1760 por Jorge III, es demasiado difícil de manejar y su valor histórico es demasiado grande para ser utilizado más allá de los eventos más espectaculares.

Además, la Coronación de 1953 fue la primera en ser televisada, ya que no se permitió la filmación en la coronación de Jorge VI. En contra de la opinión de su Primer Ministro, Winston Churchill, fue Isabel quien insistió en las cámaras de televisión. Proyectada en directo por la BBC, y siendo uno de los primeros eventos en ser transmitido internacionalmente, se cree que unos 277 millones de espectadores la sintonizaron.

Tags

Lo Último

Más Noticias