Secciones
CELEBRIDADES DE HOLLYWOOD

Jennifer Aniston reveló su lucha para convertirse en madre y si fue la razón de su divorcio con Brad

La actriz relató el difícil momento que pasó mientras la criticaban por ser egoísta

CELEBRIDADES

·
Jennifer Aniston intentó varias veces embarazarse a pesar de que se decía que no quería hacerlo

Jennifer Aniston (53) apareció como protagónica en la revista Allure en la que posó con atrevidos atuendos, y ofreció una entrevista en la que se sinceró sobre la parte de su vida más íntima cuando intentó embarazarse, pero a pesar de los tratamientos e incluso la fecundación in vitro, no lo logró.

La actriz abrió su corazón para relatar un momento específico en su carrera, cuando los medios la señalaban de “egoísta” por preferir su carrera antes que la familia. Lo desgarrador fue que en medio de las críticas, Jennifer en realidad sí quería ser madre  y estaba intentando todo para poder conseguirlo.

Jennifer Aniston para a revista 'Allure' 

“Casi quiero disculparme con Aniston por ser periodista”, confesó el entrevistador. Hablando sobre lo realizada que se siente, destacó que no se arrepiente de nada de lo que ha vivido para llegar hasta ahora y sorpresivamente explicó que uno de sus instantes más dolorosos fue cuando “estaba tratando de quedar embarazada”, pero “el camino de hacer bebés fue desafiante”.

“Todos los años y años de especulación… fue realmente difícil. Estaba pasando por fecundación in vitro, bebiendo tés chinos, lo que sea. Habría dado cualquier cosa si alguien me hubiera dicho: Congela tus óvulos”, expresó Aniston y agregó que aunado a su “dolor personal” tenía que lidiar con “la narrativa de que era egoísta y que solo le importaba su carrera”.

La protagonista de Misterio a bordo señaló que las historias sobre “la razón por la que su esposo (Brad Pitt) la dejó, por la que rompieron, y terminaron su matrimonio fue porque no le daría un hijo” eran “mentiras absolutas”. Sin olvidar lo que sintió, vivió, y presenció  en los instantes en los que deseó ser madre, en el presente “siente alivio” porque “el barco ya zarpó” y no puede hacer nada. 

“Siento un poco de alivio ahora porque ya no hay más. ¿Puedo?, quizás, quizás, quizás. Pero ya no tengo que pensar en eso”, reflexionó.