Secciones
REALEZA BRITÁNICA

Harry y William conmemorarán la muerte de la Princesa Diana por separado

Los 25 años del fallecimiento de Lady Di no será motivo suficiente para reunir a sus dos hijos, quienes tienen diferencias que a estas alturas parecen ser irreparables.

CELEBRIDADES

·
Los Sussex y los Cambridge parecen ser irreconciliables.

Los príncipes Harry y William no harán ningún tipo de conmemoración en conjunto, ni pública ni privada, por los 25 años de la muerte de su madre, la Princesa Diana de Gales. El acuerdo entre ambos fue terminar con los homenajes públicos y, en lugar de eso, recordar y honrar a Lady Di cada uno con sus respectivas familias.

Los hermanos no han hablado cara a cara desde que develaron una estatua de su difunta madre el verano pasado. Aquella vez, dejaron de lado su tensa relación por un breve lapso para la inauguración del monumento en su memoria en el Sunken Garden del Palacio de Kensington, la residencia que Diana tenía en Londres.

En 2017, William y Harry participaron del 20° aniversario de la muerte de Diana y crearon un jardín conmemorativo en el Palacio de Kensington. También participaron en un documental y prestaron pertenencias familiares para una exposición.

La Princesa Diana de Gales junto con William y Harry.

El próximo miércoles 31 se cumplirán 25 años de la muerte de Diana y "los hermanos la llorarán en privado para aprovechar la conmovedora ocasión", según informa "The Telegraph".

El príncipe Harry dijo esta semana en Aspen, tras participar en un evento de polo, que "quiero que sea un día lleno de recuerdos de su increíble trabajo y amor por la forma en que lo hizo. Quiero que sea un día para compartir el espíritu de mi madre con mi familia, con mis hijos, que desearían haberla conocido. Todos los días, espero hacerla sentir orgullosa".

También se espera que las afueras del Palacio de Kensington amanezcan llenas de flores de los fanáticos de la "Princesa del Pueblo", como la bautizó el ex primer ministro británico Tony Blair.

Sin posibilidad de encuentro

Harry y Meghan visitarán el Reino Unido a comienzos del próximo mes, pero no habrá reunión con William y Kate. Los Cambridge, por su parte, estarán mudándose desde el Palacio de Kensington a Adelaide Cottage, a solo diez minutos a pie del Castillo de Windsor, donde reside la Reina Isabel II.

William y Harry descubrieron la estatua de su madre el verano pasado. Fue la última vez que los hermanos estuvieron juntos.

Si los Sussex se llegan a quedar en su casa de Frogmore Cottage, donde estuvieron para el Jubileo de Platino a inicios de junio pasado, estarán a solo cinco minutos a pie de los Cambridge.

Cercanos a los Sussex descartaron un posible encuentro y precisaron que "la visita se centrará en apoyar a varias organizaciones benéficas cercanas a sus corazones". Con ello, de paso, queda claro que no tienen planes de ver a los Cambridge.