Celebridades

Mayeli Alonso revela que lo más doloroso de su divorcio de Lupillo fue sentirse traicionada

La empresaria mexicana recordó los pasajes más dificíles de su separación del cantante y también de la culpa que siente por cómo terminó con su padre

Mayeli Alonso (38) dice que aún no entiende la reacción que tuvieron muchas personas con ella cuando se divorció de Lupillo Rivera (51). No sabe cómo ni por qué, sencillamente le dieron vuelta la espalda y se alejaron como si tuviera una enfermedad contagiosa. A tres años de su alejamiento del cantante, Mayeli sigue sintiendo pena. 

“Yo sentí mucha soledad cuando me divorcié, me sentí muy sola. No entendía cómo gente que estaba cerca de nosotros me dejó tan sola. Estoy hablando de amigos, de familiares, se separaron... Fue como un divorcio masivo, mi familia llorando por mi divorcio, mis hijos, y a la vez yo sufriendo por amistades que se habían ido con él, personas que me traicionaron. Viví muchos momentos de tristeza", relató la empresaria en el podcast 'Lo que no se habla', de Giselle Blondet.

Mayeli describió los siguientes días a su defintiivo alejamiento de Lupillo. Una suma de diversos sentimientos, pena, vergüenza, soledad, incertidumbre. "Después de que me separé, nada más quería estar sola; me encerraba en mi cuarto, me acostaba y pensaba... Yo misma torturándome con mi soledad, porque no quería que al salir a la calle la gente notara que estaba afectada", recuerda.

La chihuahuense, pese a que tuvo una niñez difícil y muy modesta, advierte que aquellos días fue cuando más sola y triste se sintió. "En realidad me divorcié de mis amigos, de mis amigas, de él, de su familia, de gente que yo realmente apreciaba mucho como su mamá, su hermano Pedro, sus sobrinos, y sentí como que quedé solita. Y eso nunca lo dije porque siempre quería sentirme fuerte, y saqué fuerzas de muchos lados porque el divorcio no es el fin del mundo, aunque así lo sentía", evoca Mayeli con total honestidad.

Mayeli reconoce que tuvo momentos de mucha debilidad respecto de las convicciones más profundas sobre su separación, y que la sensación de orfandad casi la hicieron dar pié atrás. "Me fui de mi casa muy enamorada, sentía que al siguiente día iba a regresar. Un día me hinqué y le pedí a Dios que me ayudara, porque como al tercer día me moría de ansiedad de hablarle, de ir a buscarlo, y fue cuando empecé, fue algo como sobrenatural y comencé a empoderarme. Yo veía a mi hija y estaba muy triste por mí, y hubo algo, me levanté un día y me dije voy a ser otra persona y esto no me va a (llevar a la) tumba. Comparaba mi divorcio con una muerte y no lo es, me sentía muerta por dentro, pero no se puede comparar".

Mayeli perdona a otros, pero aún tiene una pena

Con el paso del tiempo y el empoderamiento de valerse por sí misma, tanto emocional como financieramente, Mayeli cambió su perspectiva de las cosas y de quienes sintió que la traicionaron. "Cuando tomé la decisión de divorciarme fue como estar en el avión con el paracaídas, y te dicen que saltes y no lo quieres hacer, pero tienes que hacerlo. Esa sensación que sientes cuando vas a brincar la sentí por meses, y tenía mucho miedo a la soledad, pero con el tiempo aprendí a perdonar a esas personas", recalca la empresaria de productos de belleza femenina.

Su proceso de rehabilitación emocional le dio un nuevo punto de vista de su divorcio con Lupillo, advierte Mayeli. "¿Por qué estoy sufriendo si estoy ciento por ciento sana? Leí que el amor es una decisión, que tú decides darle a alguien. Yo decidí no darle más a él, estaba molesta, enojada, todavía lo quiero y siempre lo voy a querer, pero es un amor diferente. No creo que volvería con él. Sí nos peleamos a veces, pero le tengo cariño, siento que en ese momento murió mi amor por él como mujer, porque no puedes querer a alguien con quien no puedes estar. Le entregué 18 años de mi vida, no puedo pensar en si vamos a regresar".

La conclusión de Mayeli no puede ser más positiva en lo que respecta a su crecimiento interno. "Fracasar en el amor fue el detonante para que yo me cayera y me levantara de nuevo. Dejo a la Mayeli que se preocupa todo el tiempo, dejé a la mujer dura, la que no expresaba sus sentimientos. Ahorita resurgió la mujer expresiva, que si siento algo lo digo; me eduqué, y eduqué mis sentimientos para poder dirigirlos a donde yo quiero", reseña la madre de dos hijos.

Y lo refuerza con el mensaje que pone en una storie que publica hace solo unas horas, dando de a lo que comparte: "Amo a la mujeres qe no te miran mal ni te odian sin conocerte, las que en cualquier baño público te hablan y se ríen contigo, las que te piropean el cabello o la ropa, esas mujeres seguras que no necesitan apagar la luz de otras para brillar. Son las mejores".

La pena que no ha podido reparar, en todo caso, tiene que ver con la partida de su padre. Básicamente, fue por las circunstancias que tuvo. "Me concentré mucho en tener una familia feliz que me alejé (de la mía), me arrepiento mucho de haber vivido tan lejos de ellos, siento que no hice todo el ciento por ciento. Quedó algo en mí, ese sentimiento de poder haber hecho algo más, mi papá estaba muy orgulloso de mí, pero siento que me miraba a los lejos, hubo una barrera que nos impidió estar más cerca", reconoce la integrante del reality La Casa de los Famosos 2.

Al final, Mayeli dejó entrever un dolor que aún no repara: la muerte de su padre y el contexto familiar en que se presentó. "Mi papá murió, y estábamos enojados él y yo por una discusión con una hermana que no tenía nada que ver conmigo... Ellos estaban discutiendo algo, pequeño, yo me metí a defenderla, él se molestó, a los 10 días se enfermó, a los tres se murió, fue algo muy rápido", precisa la empresaria, asumiendo que aún le queda un largo trabajo para perdonarse.

Tags

Lo Último

Más Noticias