Celebridades

La larga ausencia de la princesa Charlene fue por un problema de adicción

Una publicación afirma que el largo tratamiento de la princesa en una exclusiva clínica de los Alpes fue para dejar las potentes dosis de somníferos que consumía.

Pasaron dos años desde que Charlene estuvo ausente de la vida pública por varios meses. Primero por lo que oficialmente se informó como una "infección otorrinolaringológica" mientras visitaba Sudáfrica. Y luego por un tratamiento en los Alpes que "requería privacidad". Hoy se informa que el real motivo fue que Charlene necesitaba tratar su dependencia de los somníferos.

Desde antes de conocer a Alberto de Mónaco y cuando terminó con su carrera de nadadora profesional, Charlene tomaba medicamentos para conciliar el sueño. Luego, con las intrigas de la familia real de Mónaco y, especialmente, con la animadversión de sus cuñadas Carolina y Estefanía, la sudafricana aumentó las dosis y mezcló sustancias hasta llegar a un cóctel peligroso.

La revista Here dijo que fuentes cercanas a los Grimaldi afirmaron que la verdadera causa de la ausencia de Charlene fue su adicción a los somníferos y no una infección de oídos, nariz y garganta.

El publicación explica que la princesa "es adicta a unas pastillas que usa para poder conciliar el sueño, pero en dosis mucho más elevadas de las sugeridas por los médicos".

"El cóctel de somníferos de Charlene incluiría Stilnox, Imovane y derivados de Carfentanil", según Here, que agrega que la ex nadadora olímpica "no pudo soportar la presión y la malicia de ciertos miembros de la familia que la han hecho sufrir en silencio durante diez años".

Añaden que fue el príncipe Alberto quien le pidió a Charlene que viera su problema con los somníferos mientras estuviera fuera de Montecarlo. "Es un tema tabú en el Principado, pero todos lo saben. Alberto aprovechó la lejanía para pedirle que parara. Y Charlene accedió a su voluntad”, explicaron. 

Tags

Lo Último

Más Noticias