Secciones
REALEZA BRITÁNICA

El vínculo del Príncipe Carlos con Osama Bin Laden escandaliza al Reino Unido

Un informe de 'The Sunday Times' pone al próximo rey de Inglaterra ante el escrutinio público tras recibir donaciones de familiares del fallecido líder terrorista

CELEBRIDADES

·
Carlos fue advertido sobre los problemas que las donaciones podrían generarle.Créditos: Instagram

La familia real de Gran Bretaña vuelve a estar en el ojo público luego de que The Sunday Times publicó un informe que asegura que el príncipe Carlos, de 73 años, aceptó una millonaria donación para su fundación benéfica que provenía de la familia del fallecido terrorista Osama bin Laden.

De acuerdo con el medio, diversos asesores del próximo rey de Inglaterra le advirtieron no aceptar la donación, de un millón de libras esterlinas, que venía del patriarca de la familia Bakr bin Laden, así como de su hermano Shafiq. Aunque no se ha demostrado que la familia del terrorista haya hecho algo indebido, el reporte ya comenzó a generar problemas para el Palacio de Buckingham.

El próximo rey de Inglaterra está en la mira por varias donaciones a sus fundaciones benéficas.

Las organizaciones benéficas del hijo de la reina Isabel II han sido las más afectadas con la información pública ya que la reputación de estas había sido puesta en tela de juicio desde hace tiempo atrás. 

El príncipe Carlos recibió el donativo al Fondo Benéfico Príncipe de Gales (PWCF) tras reunirse, en 2013, con Bakr, de 76 años, en la Clarence House en Londres, a pesar de las objeciones de su equipo. Ian Cheshire, presidente de PWCF, señaló que la donación se realizó a los cinco fideicomisarios en ese momento.

Carlos vuelve a estar en la mira después de que el pasado mes de junio se dio a conocer que Hamad bin Jassim bin Jaber al Thani, ex primer ministro de Catar, le entregó tres millones de euros en efectivo, entre 2011 y 2015, esto fue duramente criticado por especialistas que tacharon al monarca de “sucio”.

“Un millón de euros efectivos dentro de bolsas o maletas, entregado a puertas cerradas, es lo que esperarías de un narcotraficante en Sudamérica, no del heredero al trono británico. Es un comportamiento sucio que refuerza la visión a la que muchos han llegado, que Carlos no está hecho para ser rey, indicó en tanto The Times, mientras que el portavoz del príncipe puntualizó que todas las donación están en el marco de la ley.