Secciones
REALEZA BRITÁNICA

La maniobra de la Reina Isabel II para mantener bajo control a Meghan Markle

La soberana encargó un informe para comprobar si realmente la esposa del Príncipe Harry tenía mal trato con los empleados de la realeza. Los resultados ya le llegaron y los mantiene en reserva.

CELEBRIDADES

·
La Reina tiene una arriesgada jugada con Meghan.Créditos: Instagram

La Reina Isabel II parece haber guardado un as bajo la manga que le permitiría tener controlados a Meghan Markle y el Príncipe Harry, justo unos meses antes de que el Duque de Sussex publiqué sus memorias como parte del millonario acuerdo con la editorial Penguin Random House.

El año pasado, la soberana ordenó una investigación con fondos privados a la duquesa de Sussex debido a que varios integrantes del personal real confesaron que fueron intimidados para que dejaran sus trabajos mientras la ex estrella de "Siuts" vivía en el Reino Unido.

Los resultados ya están y, según "Daily Mail", la Reina decidió mantenerlos en secreto. El hecho permite dos interpretaciones: o se descubrió nada o la soberana está guardando la información para un momento especial.

La opinóloga real australiana Daniela Elser postula la teoría de que esto podría ser parte de un plan mucho más grande.

En algún lugar de la casa real en este momento se encuentra uno de los documentos más polémicos jamás producidos para la Reina y un informe que, por el momento, no verá la luz del día", dijo en el sitio "News" de Australia.

Agregó que “lo que al principio podría parecer una chispa que el Equipo Windsor apagó con sensatez podría servir para reavivar las hostilidades con los rebelde Meghan y Harry. Es, de hecho, un movimiento potencialmente explosivo”.

En su momento, los Sussex dijeron que las acusaciones contra Meghan eran parte de “una campaña de desprestigio calculada”. La duquesa las ha negado vehementemente cualquier conducta que pudiera perjudicar su imagen.

Elsner precisó: “Exteriormente, esto parece una obra de madurez por parte de la Reina. ¿Por qué avivar las llamas y arrastrar este negocio en particular de nuevo al centro de atención? Mejor ordenarlo para preservar lo que queda de los lazos desgastados entre Londres y California. Pero, ya sea intencionalmente o no, al mantener silencio sobre las conclusiones a las que llegaron los abogados, Su Majestad le hizo un flaco favor a su nieto y le permite tener a Meghan bajo control. Las sombras de estas afirmaciones ahora la seguirán a perpetuidad. Meghan y el Palacio ahora están atrapados permanentemente en esta historia sin fin”.