Celebridades

La corona que el Príncipe Carlos usará cuando sea rey no ha sido pagada en 50 años

La empresa que obsequió la reliquia al Príncipe de Gales les debe 300 mil dólares a los fabricantes desde 1969.

La corona única en su tipo que se ordenó especialmente para el día de la coronación como rey del Príncipe Carlos nunca fue pagada.

La corona tuvo un costo de alrededor de US$ 300.000 y se hizo por encargo urgente debido a que el rey Eduardo VIII, el tío de la Reina Isabel II, abdicó a la realeza y se llevó la corona consigo fuera del país.

El vicepresidente senior de Global Precious Metal Corporation, David R. Mason, nunca recibió pagos. La empresa que encargó la corona, Worshipful Company of Goldsmiths, se la regaló a la Reina Isabel II y nunca le canceló el trabajo al fabricante.

La pieza de joyería fue hecha a la medida tomando en cuenta el cabello grueso y las orejas distintivas del Príncipe Carlos.

“No nos pagaron. Con todas el oro que contenía, valía más de 200.000 libras esterlinas en oro (US$ 300.000). Enviamos nuestros avisos de cobranza habituales, pero no logramos que nos pagaran”, explicó Mason al programa "Secrets of The Royal Palaces" de Canal 5 del Reino Unido.

Aparte del asombroso precio, otra particularidad de la joya es que tiene una pelota de tenis de mesa dentro de sí.

Mason dijo que "estaba viendo un juego de pimpón en la televisión y se me ocurrió. Luego no había forma de que pudiéramos sacar la pelota desde el interior sin destruir el revestimiento de oro. De hecho, la pelota sigue allí".

Tags

Lo Último

Más Noticias